sábado, 7 de agosto de 2010

Dolor de hombro

Dolor de hombro: no hay que descuidarse.
Demasiada quietud, inestabilidad y tendinistis, son algunos de los problemas que los afectan.

El de hombro es uno de los dolores que con màs frecuencia afecta a las personas, a cualquier edad. Y aun asi cuando este se manifiesta, por lo general en forma leve al comienzo, pasa desatendido. La gente solo se preocupa cuando se vuelve crònico.

Esta compleja articulaciòn, una de las màs mòviles del cuepro, està constituida, a su vez por cuatro articulaciones màs: la del omoplato el hueso del brazo, la de la clavìcula y el omoplato, la del esternòn y la clavìcula y la del omoplato y las costillas.

"Gracias a esta estructura, una persona està en capacidad de señalar con la mano cualquier punto que logre alcanzar con la mirada. Curiosamente, es misma capacidad de amplitud puede ser la causante de los dolores", dice el ortopedista Javier Pèrez.


La mayoria de los dolores del hombro se originan en las estructuras adyacentes y de soporte de la articulaciòn.

La capsulitis se cuenta entre los principales desencadenantes del llamado hombro doloroso: alrededor de la articulaciòn hay una càpsula de tejido que puede inflamarse por sobreuso; la contractura de èsta, que se presenta con màs frecuencia entre los 45 y los 65 años, genera
un dolor que empieza lentamente y aumenta hasta limitar el movimiento del hombro.


Se incrementa en las noches y empeora con el movimiento, pero con el tiempo se va calmando al punto que la molestia no se siente con la quietud, sòlo al mover el hombro, esto hace que los afectados limiten poco a poco su movimiento.

Otras causas

Demasiada quietud: entre las causas del dolor de hombro se cuentan tambièn la inmovilidad prolongada de la articulaciòn por cualquier causa (problemas neurològicos o sedentarismo, por
ejemplo), diabetes y problemas de tiroides.

Inestabilidad: en gente joven, por lo general menores de 20 años, puede ocurrir tambièn que la articulaciòn se salga repetidamente de su sitio, como consecuencia de traumas o de perìodos prolongados de desuso generados por el uso de yesos y enfermedades o problemas genèticos. Se trata de una condiciòn muy dolorosa.
Inestabilidad por trauma: se refiere a los casos en que la articulaciòn se sale de su sitio a raìz de un fuerte trauma; estos incidentes, muy dolorosos tambièn, son màs frecuentes en personas entre los 15 y 35 años.

Enfermedad del manguito rotador: este puede describirse como como una manga formada por cuatro mùsculos, que estabiliza la articulaciòn y le permite rotar sin que se salga de su lugar.
Movimientos bruscos, edad y otros factores hacen que esta manga se desgarre o se rompa, parcial o totalmente. El dolor que esto causa es severo, sobre todo cuando la persona eleva el brazo por encima de la cabeza o cuando permanece quieta. En los jòvenes estos desgarros pueden ocurrir por un trauma; en gente mayor, por movimientos bruscos. La molestia no se manifiesta, en todos los casos, en forma severa al comienzo. De hecho, es comun qu el dolor se manifieste al principio como una debilidad al echar el brazo hacia delante y cuando se rota hacia afuera.

Tendinitis: ocurre por la inflamaciòn de uno de los tendones del hombro, el dolor llega a ser tan fuerte que limita el movimiento, sobre todo cuando se estira el tendòn afectado o (por ejemplo, cuando se echa el brazo hacia afuera). Cuando èste se calcifica, puede romperse.

Artritis: esta enfermedad en sus distintas manifestaciones, tambièn provoca dolores severos en esta articulaciòn; de igual modo puede ser provocado por algunos tumores de hueso. Se cree, ademàs, que la molestia en esta parte del cuerpo puede ser un reflejo de dolores que la gente sufre en otras àreas debido a infartos, pancreatitis, problemas de diafragma, atrapamiento de nervios e incluso tomores del pulmòn.

Preocùpese si...

Señales frente a las cuales es mejor consultar de inmediato: El dolor no està relacionado ni con el movimiento ni con alguna posiciòn que haya adoptado. No puede localizar el sitio exacto en el que
se produce el dolor. Si el dolor viene desde el cuello y se incrementa con el movimiento del cuello. O si hay otros sìntomas, como decaimiento, fiebre y malestar. Y enrojecimiento, inflamaciòn, calor en la zona.

¿Còmo se diagnostica?
Para llegar a un diagnòstico adecuado es necesario que el mèdico (el ortopedista), someta a su paciente a un control fìsico exhaustivo, que se complemente con la pràctica de exàmenes.
Adicionalmente, los especialistas cuentan con guìas sobre el tema que, entre otras cosas, indican: Si la persona tiene mucho dolor y limitaciòn, el problema puede ser de los mùsculos o los tendones.
Si hay mucha limitaciòn, pero el dolor no es severo, puede tratarse de la càpsula articular. Si hay mucho dolor, pero la limitaciòn no es severa, puede tratarse de un problema de la articulaciòn.
La ecografìa articular, la resonancia magnètica y la endoscopia de hombro son los exàmenes que aportan la informaciòn màs confiable para el diagnòstico.

Tratamiento:

El hombro doloroso, requiere reposo, lo que puede incluir el uso de un cabestrillo durante la fase aguda y el iinmediato inicio de un programa de rehabilitaciòn.
Los mèdicos suelen prescribir antiinflamatorios y, dependiendo de las caracterìsticas de cada caso, de infiltraciones hechas por especialistas.
La cirugìa, mediante artroscopia, tambièn puede ser necesaria.

Ejercicios para hombro:

1 Apòyese en algun a superficie, de que el brazo doloroso cuelgue como un pèndulo con una pequeña pesa y balanceelo suave en pequeños cìrculos.
Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire

2 Ponga la mano del brazo doloroso sobre el hombro opuesto. Con la otra mano tome el codo desde abajo y empùjelo hasta arriba con suavidad.
Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire
3 Extienda el brazo doloroso sobre la pared, coloque la yema de los dedos sobre la misma y sùbalos, suave, hasta donde alcance.


Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire

4 Ponga la mano del lado afectado sobre la espalda. Con la otra, lance el extremo de una toalla sobre el hombro sano y tòmelo con la mano afectada detràs de la espalda y jale suavemente.


5 Lleve la mano del brazo doloroso atràs de su cintura. La palma dirigida hasta la espalda, levante la mano sobre su espalda hasta donde alcance.


Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire
6 Apoye la espalda en la pared. Entrelace los dedos y coloque las manos en la nunca. Mueva los dedos hacia la pared.
Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire


7 Acuèstese sobre una superficie plana con el codo junto al costado, agarre la pesa y flexione el brazo 90 grados. Lleve la mano hacia el piso y devuèlvala hacia su posiciòn inicial.

Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire

8 Acostado sobre su costado, mantenga el codo cerca del cuerpo flexionado a 90 grados. Levante la mano con la pesa hasta que apunte al techo.


Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire

9 De piè o sentado, sostenga las pesas en ambas manos y gìrelas hasta que los pulgares apunten al piso. Extienda los brazos unos 30 grados.


Unlimited Free Image and File Hosting at MediaFire

Bibliografìa: Redacciòn Salud- El tiempo

Bookmark and Share